Impulsando el futuro

Mensaje Editorial

Transcurría el año 2010 y era yo estudiante del octavo semestre de Ingeniería civil en la UNAM. En ese momento estaba muy indeciso respecto a qué especialidad debía elegir de entre las maravillosas opciones que tiene nuestra profesión. En ese mismo semestre decidí entrar a realizar mi servicio social al área de Ingeniería Civil del Sistema de Trasporte Colectivo Metro de la Ciudad de México, y fue entonces cuando tuve mi primer contacto con la revista Geotecnia que publica nuestra querida Sociedad Mexicana de Ingeniería Geotécnica (SMIG).

A partir de entonces, se despertó en mí la pasión por la geotecnia. Me aventuré a indagar más acerca del apasionante mundo de la ingeniería aplicada al terreno y decidí enrolarme en el posgrado que marcó un parteaguas en mi carrera profesional. Sin duda alguna, todas las opciones que la SMIG me aportó siendo aún estudiante fueron un complemento fundamental para mi formación como geotecnista; me dieron la oportunidad de acceder a eventos, cursos y congresos de muy alto nivel que me permitieron construir un criterio para ejercer la ingeniería geotécnica con altos estándares técnicos y con una ética profesional íntegra.

A 12 años de ese primer contacto, mi colaboración con la SMIG se ha enfocado en continuar el acercamiento con los jóvenes ingenieros, considerando que es sólo una pequeña contribución que se suma a los grandes esfuerzos que ha realizado nuestra sociedad técnica a lo largo de los años para que las nuevas generaciones estrechen vínculos a través de los capítulos estudiantiles con la dinámica tan característica de nuestra área del conocimiento.

Para la próxima Reunión Nacional de Ingeniería Geotécnica (RNIG), que se llevará a cabo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, la SMIG prepara dos importantes encuentros dirigidos a los jóvenes estudiantes de nuestra especialidad: la V Olimpiada en Geotecnia y el III Reto en Geotecnia. Las últimas ediciones de estos dos eventos tuvieron lugar en la ciudad de León hace ya casi cuatro años, pues por la pandemia de SARS-CoV-2 se eliminaron del programa de la pasada RNIG, que se llevó a cabo de manera virtual.

La importancia del contacto de la SMIG con los jóvenes ingenieros no está en discusión. El apoyo a ellos permitirá que la ingeniería geotécnica mexicana no sólo perdure, sino que evolucione para afrontar los nuevos retos en la materia, acoplarse a las nuevas tendencias y continuar con la innovación técnica que siempre ha caracterizado a nuestro gremio en escala mundial.

Daniel Martínez Oviedo Vocal y coordinador de Capítulos Estudiantiles